Hipnosis para

Depresión y

Burnout

Depresión

La depresión es una enfermedad mental que puede manifestarse en numerosas quejas. El estado de ánimo depresivo persistente, la inhibición del impulso y el pensamiento, la pérdida de interés y los múltiples síntomas físicos que van desde el insomnio hasta los trastornos del apetito y el dolor son todos los signos posibles de depresión.

 

La depresión ocurre en todas las edades. La probabilidad de desarrollar depresión durante la vida es de entre un 7 y un 18%.

 

Las mujeres tienen aproximadamente el doble de probabilidades que los hombres de verse afectadas. El número de casos no informados es probablemente mucho mayor, ya que muchas depresiones parecen "enmascaradas" y los síntomas en los hombres a menudo son diferentes de los de las mujeres, como la agresión, los sentimientos de ira y las adicciones son el foco principal de los hombres.

Síntomas principales:

  • Estado de ánimo bajo, tristeza, pérdida de interés y de alegría, apatía y falta de energía a menudo después de solamente un pequeño esfuerzo.

  • Concentración y dificultad de decisión, falta de autoestima y confianza.

  • Sentirse culpable y pensar constantemente, sentimientos de inutilidad y sobrecarga, pensamientos negativos y pesimistas sobre el futuro, vacío interior, distancia de amigos y familiares.

  • Pensamientos suicidas o actos de suicidio, ansiedad e inquietud, pérdida del interés sexual.

  • Síntomas físicos como: cansancio, fatiga y falta de energía, insomnio, cambios en los hábitos alimenticios, generalmente pérdida de apetito, aumento o pérdida de peso, dolor de cabeza, dolor de espalda, molestias estomacales / intestinales, dolores corporales, lentitud inusual, mayor sensibilidad al dolor.

Depresión endógena e hipnosis:

El tratamiento de la depresión endógena (p. ej., depresión orgánica: defecto genético, desequilibrio hormonal, síntomas de intoxicación, etc.) con hipnosis ha demostrado ser muy difícil, a menudo completamente ineficaz y, en el peor de los casos, empeora los síntomas.

La mayoría de los casos a tratar son depresiones neuróticas y no variantes endógenas. Básicamente, la depresión endógena también podría tratarse con hipnosis.

Si hay depresiones endógenas / orgánicas, el uso de la hipnosis debería ser mejor solo en el entorno clínico para poder intervenir, si es necesario, con medicación.

La depresión reactiva es la depresión que, a diferencia de la depresión endógena, no tiene una causa orgánica. Pueden ocurrir, por ejemplo, como resultado de eventos muy drásticos o tristes (pérdida de trabajo, fallecimiento de un familiar, fracaso de una relación ...), pero también presión persistente (supervisor permanentemente malhumorado, riesgo laboral, exceso de tiempo). endeudamiento, situaciones de problemas familiares, como un niño con dificultad o problemas maritales a largo plazo, y es más probable que se las vea como un trastorno del comportamiento que como una enfermedad independiente, independiente de las condiciones externas (como la depresión endógena).

En el tratamiento de la depresión reactiva, el tratamiento de la hipnosis produce regularmente excelentes resultados, y son estos mismos hallazgos los que han dado a la hipnosis una buena impresión con respecto a su efectividad en el tratamiento de la depresión.

Recuerde:

  • En la depresión severa, el tratamiento con antidepresivos es la primera opción y con frecuencia requiere tratamiento hospitalario.

  • La depresión moderada incluye antidepresivos, psicoterapia o una combinación de ambos.

  • En la depresión leve, generalmente no se requiere medicación. Aquí se encuentra el principal campo de aplicación de las intervenciones psicoterapéuticas (p. Ej., tratamiento de hipnosis).

  • Para el tratamiento de la depresión leve y como máximo la moderada, los tratamientos de hipnosis  son adecuados. El paciente ve su desarrollo biográfico de la depresión y se da cuenta de cuándo actuó en contra de su voluntad y necesidades. Las conexiones entre el desarrollo de la depresión y la forma de vida se hicieron claras. En el curso del tratamiento, el paciente desarrolla un sentido de sus potencialidades que lo ayudan a salir de la depresión.

  • Las terapias de relajación hipnótica de estado profundo se utilizan en el tratamiento de la depresión, especialmente en la depresión reactiva o depresión asociada con estados de excitación.

  • Los medicamentos psicotrópicos pueden afectar el sistema nervioso de manera que los efectos de la hipnosis sean difíciles de evaluar y, a menudo se usan debido a trastornos en los que el uso de la hipnosis es de todas formas inapropiado.

Burn-Out

El término “burn-out” significa "agotamiento total" y tal condición puede afectar a cualquiera. Los profesores sufren tanto como por ejemplo gerentes, enfermeras, padres solteros, jubilados, desempleados, amas de casa o estudiantes, que pueden sentir que sus baterías de energía se agotan.

La enfermedad fue descrita por primera vez por voluntarios y personas que trabajan en las profesiones de salud y cuidado.

 

El estrés es una situación que es desagradable para el individuo y que él no puede evitar o influir porque carece de la competencia o el recurso adecuado.

La situación parece incontrolable, desencadenando una sensación de impotencia. El desamparo y la impotencia son las mayores tensiones para las personas. Esto significa que el estrés no proviene de una situación particular, sino de nuestros pensamientos sobre la situación y la evaluación de la misma.

Las condiciones externas no necesitan ser cambiadas para tratar el agotamiento, pero la realidad interna debe ser conocida y procesada. Solo así se puede entrar en un diálogo igualitario con la realidad externa. Es por eso que por lo general no ayuda el cambiar de trabajo.

El agotamiento no surge en la mente y no se puede resolver solo con la mente. Muchos enfermos incluso saben teóricamente cómo deben comportarse en términos de su propia salud (la inteligencia suele ser el problema más pequeño en los pacientes quemados) y fallan precisamente porque no van más allá del nivel racional.

Síntomas:

Agotamiento profundo, no hay posibilidad de "desconectar", quejas psicosomáticas, sentimientos de falta de reconocimiento, desapego, cinismo, pérdida de rendimiento.

 

Se expresa emocional y mentalmente, pero también puede ocurrir en forma de quejas psicosomáticas. Cada persona afectada muestra un patrón individual de síntomas y quejas. Este cambio depende de la etapa de la enfermedad. Sin embargo, el síntoma principal del agotamiento es una sensación de fatiga profunda.

En la fase inicial de un agotamiento, la persona afectada usualmente pone mucha energía en sus tareas, pero no puede desconectarse más, no se recupera adecuadamente, es menos eficiente y luego tiene que gastar aún más energía para dominar sus tareas. Esto comienza un círculo vicioso.

Luego viene la segunda y la tercera fase, cuando los interesados ​​esperan que se les devuelva algo por su gran compromiso. Si están decepcionados, caen en una fuerte frustración. La compasión y la simpatía por los demás (empatía) disminuye. Impacto en la vida familiar. Los afectados plantean mayores exigencias a su pareja sin devolver nada.

Las reacciones emocionales vienen: depresión, agresión, culpa. Culpan al medio ambiente o a ellos mismos. Lo primero conduce a la agresión, y lo segundo contribuye a un estado de ánimo depresivo (sentimientos de desamparo e impotencia, sentimientos de vacío interior, desmoronamiento de la autoestima, pesimismo, ansiedad, depresión, apatía).

Luego viene la 4ª, 5ª y 6ª fase y es más probable que los afectados cometan errores u olviden las citas, la incapacidad de manejar tareas complejas, pensamiento indiferenciado en blanco y negro. La falta de energía también conduce a un retiro emocional.

También hay reacciones psicosomáticas: trastornos del sueño y pesadillas, tensión muscular, dolor de espalda, dolor de cabeza, aumento de la presión arterial, palpitaciones y opresión en el pecho, náuseas e indigestión (vómitos o diarrea), problemas sexuales, aumento o pérdida de peso grave como resultado de cambios en los hábitos alimenticios, aumento del consumo de nicotina, alcohol o cafeína, aumento de la susceptibilidad a las infecciones.

Al final, la desesperación. Sentimiento de impotencia ante una desesperanza general. La vida parece inútil en esta fase y surgen pensamientos suicidas.

Prevención: cuidar las propias necesidades, controlar el estrés, reducir el perfeccionismo, definir y perseguir objetivos personales claros, desarrollar una buena auto-aceptación, contactos sociales, un estilo de vida saludable.

¿Quién puede sufrir un burnout o agotamiento?

Básicamente puede golpear a cualquiera, sin embargo, todos reaccionan de manera diferente al estrés. Especialmente las personas con un motivo de alto rendimiento, mucha dedicación y ambición, muy autocríticas, inseguras o que no pueden decir "no", están en riesgo. Pero muchos procesos de agotamiento también comienzan cuando cambia la situación fundamental de la vida. Este puede ser el comienzo de los estudios o carrera, cambio de trabajo o nuevo supervisor, por ejemplo.

Son muchas las razones en el trabajo o en la vida social y / o privada, la auto exageración o el estrés debido a circunstancias externas.

Las siguientes estrategias te pueden ayudar:

Manejo del estrés y técnicas de relajación: como entrenamiento autógeno, relajación muscular progresiva, ejercicios de respiración, meditación (ejercicios de atención plena-mindfulness).

Relajación dirigida: solo unos pocos pueden apagar el carrusel de pensamientos en comando. Pero la relajación dirigida se puede aprender.

Autoconciencia: el agotamiento suele pasar desapercibido. Pregúntese regularmente cuánto estrés tiene y qué tan satisfecho está con su vida.

Definición de objetivos de vida claros: descubra qué objetivos son realmente importantes para usted en la vida. Esto le permite utilizar su energía de manera específica. También trate de decir adiós a las ideas con las que otros le han inspirado. Solo de esta manera no se enreda en proyectos que consumen energía que, en última instancia, no le satisfacen.

Fortalecimiento de la autoaceptación: las personas con una fuerte autoaceptación también tienen una confianza en sí mismas que es independiente del éxito. Esto reduce el riesgo de exceso de compromiso y la sensación de ser explotado.

Estilo de vida saludable: Un estilo de vida saludable puede prevenir el agotamiento. Esto incluye una dieta balanceada, pero sobre todo deportes regulares o ejercicio, ayuda a reducir el estrés. Limite el consumo de estimulantes (por ejemplo, nicotina, cafeína) o estimulantes (por ejemplo, alcohol, azúcar). No solo se sentirá más en forma, sino que, sin los impulsos químicos, también pasará menos sobre sus límites personales.

Busque ayuda: Si experimenta un nivel elevado de estrés o síntomas típicos de agotamiento durante un período prolongado de tiempo, siempre debe consultar a un médico, psicoterapeuta o hipnosis. Cuanto antes se detecte un burnout, mayores serán las posibilidades de recuperación.

Un objetivo del tratamiento del burnout es, por lo tanto, reconocer los patrones problemáticos y cambiarlos gradualmente.

Recuerde:

 

  • Cuando se presentan los primeros síntomas, como fatiga persistente, agotamiento o trastornos del sueño, las personas afectadas generalmente visitan al médico de familia. En una entrevista de anamnesis, al paciente se le preguntará acerca de sus quejas y cargas especiales.

  • La investigación adicional puede excluir una causa física de la condición. El cansancio y la fatiga inexplicables también pueden indicar, por ejemplo, un mal funcionamiento de la glándula tiroides u otra enfermedad física grave. Esto se puede detectar, entre otras cosas, en el contexto de un análisis de sangre.

  • Sin embargo, si la sospecha de agotamiento se hace evidente, el médico de familia lo derivará a un especialista. Este es en este caso un psicoterapeuta o un psicológico.

  • Los síntomas del burnout se superponen con los de otros trastornos, como el síndrome de fatiga crónica, pero sobre todo, hay superposiciones con la depresión.

  • Muchos de los síntomas de burnout, especialmente el agotamiento emocional profundo, en realidad también son indicativos de depresión. Los signos de pérdida de interés y motivación también son signos de depresión, pero el sentido general de autoestima que afecta a muchos depresivos no es típico de las personas con burnout.

  • Además del apoyo psicoterapéutico, los medicamentos también pueden ayudar con el agotamiento, especialmente si se presentan síntomas depresivos más graves.

  • Por favor, lea la página de contraindicaciones / restricciones de aplicación, de este sitio web antes de contactarnos.